El mundo de las aplicaciones crece cada día más. Los usuarios utilizan los smartphones para resolver problemas cotidianos como: llegar a una ubicación, hacer la lista de las compras o pedir comida. Por lo tanto, las empresas exigen que sus apps sean compatibles con todos los dispositivos en todo sentido.